Carta abierta a las personas tóxicas que hay en mi vida

Carta abierta a las personas tóxicas que hay en mi vida

Para ser sincero, no teníamos ningún post preparado para hoy, lo que no suele ser habitual, ya que normalmente los lunes, ya sabemos el tema del Post de los viernes, e incluso a veces ya conocemos sobre que escribiremos el lunes siguiente.

 

Además, esto se une a que siempre queremos basar nuestros Post, en nuestras propias experiencias, por tanto, no siempre es fácil crear contenidos que reúnan todos los requisitos que nos hemos autoimpuesto.

 

Es por eso que he decido hacer de este, uno de mis post más personales, algo muy real, que espero sea inspirador para ti, y al mismo tiempo, deseo que tus consejos puedan servirme de ayuda a mí, ahora te pido que seas tú mi Consultor de .

 

Como sabes, llevo tiempo reflexionando sobre mi vida profesional, y el camino que ha tomado en los últimos 2 años, un camino que en realidad, nunca elegí de forma consciente.

 

Me tomo este post como una carta abierta, que dirijo a todas las personas tóxicas que alguna vez me encontré en mi camino hacia la Felicidad, y a todo aquel que alguna vez quiso derribarme, o simplemente pasar por encima de mí con técnicas, que podríamos llamar “poco éticas”; así como a toda persona que no supo ejercer su liderazgo de forma ejemplar, por padecer de algo que yo conozco como “el síndrome del mediocre”. En definitiva, a todas las personas que alguna vez contaminaron mi vida profesional.

 

Mi carta dice así:

 

Estimadas personas tóxicas:

 

Maestros de la venta de su trabajo a costa de la labor de los demás, especialistas en exigencias absurdas, y absolutos dominadores de los desplantes y la desmotivación. Esta carta es para todos ustedes. Aquellos que se esfuerzan a diario por amargar mi Felicidad.

 

Hace tiempo que quería escribirles, pues ha habido momentos en los que me han hecho sentir realmente mal, dudar de mí mismo, de mi buen hacer, e incluso de mi profesionalidad, pero afortunadamente, mi autoestima no es tan fácil de derribar.

 

Por fin he descubierto su secreto, que les convierte en personas tan tóxicas, lo que les lleva a comportarse tal y como lo hacen, a aprovecharse del trabajo de otros en su propio beneficio, y lo que es peor, a tratar a sus subordinados como a asistentes personales, en lugar de motivarles, y enseñarles, tal y como mandan los cánones.

 

Su secreto es que en realidad no tienen ni puta idea de nada.

 

Beneficiados por la política anti-meritocracia de algunas empresas, ustedes campan a sus anchas por diferentes puestos directivos, sin importar su formación, sin que se tengan en cuenta sus capacidades, sus fortalezas o debilidades. Simplemente están ahí por una cosa, su talento natural para decir a todo que sí a la persona adecuada.

 

No importa que un Directivo que debe manejar grandes cantidades de datos, no sepa que dos variables puedan estar correlacionadas, y que esto puede influir en su negocio.

 

 

¡Qué más da! si el Director de Marketing de una empresa no tiene ni idea de hacer un Plan de Marketing, total, solo está ahí para chupar del bote.

 

¿Cómo puede un Consejero Delegado basar la motivación de sus trabajadores en el miedo a ser despedidos?

Nada de eso importa si eres amiguete de quien te dio el cargo.

 

Todo esto tampoco me importaría a mí, si no me influyera directamente.

 

Comunicarles que al contrario de ustedes, personas tóxicas, yo sí me considero una persona de principios, ahora más que nunca, y simplemente me gustaría hacerles saber, que NUNCA cambiaré mi carácter, pues esta forma de comportarme es la que me está llevando a la Felicidad. Aunque les duela, soy emprendedor, creativo, trabajador incansable, y persona decidida; no temo a decirles lo que pienso, y aunque esto me haya traído más de un disgusto, sepan que nunca dejaré de hacerlo.

 

Como saben, no soy muy amigo de reírles las gracias por los pasillos, pero he encontrado una solución brillante con la que combatir esta pequeña debilidad, la formación; algo que posiblemente piensen que es una tontería, porque es precisamente su principal carencia.

 

Después de años sufriendo las consecuencias del síndrome del mediocre, del que muchos de ustedes padecen irremediablemente, he descubierto que solo me queda formarme al máximo, entre otras cosas, para intentar parecerme lo menos posible a cualquiera de ustedes, que viven su vida intoxicando la Felicidad de los demás.

 

Dedicaré todos mis esfuerzos a ser mejor profesional, incrementando exponencialmente mi formación, de momento es la única forma mediante la que creo que podré continuar siendo como soy.

 

Esto ya me está suponiendo grandes esfuerzos económicos, y casi la absoluta dedicación de mi tiempo libre, lo que en algunos momentos, se me hace realmente duro.

 

Pero solo quiero que sepan que por muy duro que se me haga, por muchos sacrificios que tenga que hacer, y por mucho que intenten derribarme una y otra vez, NUNCA DEJARÉ DE LEVANTARME.

 

Sinceramente, creo que otra forma de hacer las cosas es posible.

 

Me niego a creer que no existen directivos expertos en su materia, líderes capaces de motivar a sus equipos siendo ellos los primeros en ponerse a trabajar, mentores capaces de enseñar e inspirar a todo el que les rodean, y en definitiva personas de absoluta excelencia, y no de absoluta mediocridad.

 

Por desgracia, nunca tuve la suerte de encontrar a alguien así en mi camino, pero no pierdo la esperanza.

 

De momento, lo único que me queda, es seguir buscando mi camino hacía mi propia excelencia, pues si algo tengo claro, es que el día de mañana, no quiero padecer del síndrome del mediocre.

 

Por último, hacerles saber, estimadas personas tóxicas, que nunca más volverán a jugar con mi Felicidad, hace mucho tiempo que perdieron ese poder, pues un día descubrí, que solo debe depender de mí, de mi propio esfuerzo, y en definitiva de mi decisión a cambiar todo aquello que no me guste en mi vida.

 

Reciban un cordial saludo.”

 

Quizás esta carta no parezca precisamente el paradigma de la Felicidad, pero para ser Feliz, a veces hay que desahogarse, ¿no crees?

 

Me encantaría que dejaras tu propia carta un poco más abajo, en nuestra sección de comentarios. Sería genial saber cómo te sientes en el plano profesional, si compartes el contenido de mi carta, o si por el contrario, piensas que no tiene ningún sentido.

 

Sea como fuere, así me siento a día de hoy ¿y tú?

 

Firma Jorge

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Jorge Juan Gomez Fernandez

Jorge Juan Gomez Fernandez

Como buen Aries, Jorge es enérgico y entusiasta, le encantan los retos, la sensación de libertad y las nuevas ideas. Se considera un emprendedor en continua búsqueda de la libertad financiera. Experto en estrategia empresarial y liderazgo, nadie mejor que el para ayudarte a que encuentres tus fortalezas, y las conviertas en un producto que puedas vender.