Cómo saber cuáles son tus puntos fuertes? Es imposible ser Feliz sin saber quién eres

Cómo saber cuáles son tus puntos fuertes? Es imposible ser Feliz sin saber quién eres

Es imposible ser Feliz sin saber quién eres, cuál es tu pasión, cuáles son tus talentos, tus fortalezas o debilidades, por ello es muy importante cómo saber cuáles son tus puntos fuertes.

 

Para identificar aquello que cambiarías en tu vida, lo primero que deberías hacer es conocerte a ti mismo.

 

¿Realmente has elegido la vida que tienes a día de hoy?

 

Esta es una de las preguntas más complicadas que he respondido nunca, pues la respuesta no suele ser agradable, pues en general es NO.

 

Te animo a que hagas un repaso sobre las decisiones que hayas ido tomando a lo largo de tu vida, ¿Estudiar ciencias o letras? ¿Qué carrera elegir? ¿A que me quiero dedicar? ¿Quiero casarme? ¿Tener hijos?; todas ellas decisiones importantes, en tanto en cuanto, marcaron el resto de tu vida.

 

¿Realmente fuiste tú quien tomo todas esas decisiones?

Sé sincero por favor.

 

En mi caso, por supuesto, no fui yo quien las tomó, y estoy seguro que tú tampoco lo hiciste. Te voy a explicar por qué estoy tan seguro de ello, y sobretodo por qué creo que es tan importante cómo saber cuáles son tus puntos fuertes.

 

Cuando eres pequeño, te educan para tener un respeto absoluto por la autoridad, no puedes contradecir a tus padres o profesores; y si lo hacías, lo más probable es que oyeras algo así como – “¡a mí no me contestes!” – , cuando tu única intención solo era la de entender un poco mejor el mundo.

 

Por tanto, acostumbrado a tener una figura de referencia en todo lo que haces, entran en juego tus neuronas espejo. Estas neuronas te llevan a aprender conductas, imitando el comportamiento de aquellas personas que tienes como referencia; generalmente tus padres, quienes además, en su ansia por que su hijo tenga una buena vida, intentan a su vez condicionar todas tus decisiones hacia lo que ellos creen que es lo mejor para ti.

 

Nadie te enseñó cómo saber cuáles son tus puntos fuertes.

 

¿Por qué piensas que existen familias completas dedicadas a la misma profesión?

 

“Mi tatarabuelo ya era abogado, como mi abuelo, y como lo fue mi padre posteriormente. Yo también seré abogado, es una tradición familiar”

 

¿Es una tradición familiar? ¿Qué clase de decisión es esa?

 

La experiencia me ha enseñado que no es posible ser Feliz si no tomas tus propias decisiones, y jamás podrás tomar tus propias decisiones, si no te conoces a ti mismo y empiezas a descubrir qué es lo que realmente te mueve a decidir sobre cualquier cosa importante en tu vida.

 

Cuando a día de hoy, con 32 años analizo las decisiones que tomé en mi vida, puedo decir que muchas de ellas, se basaron solo en mis neuronas espejo, y en consejos que yo ni siquiera había pedido.

 

Soy bastante testarudo, la verdad, y puedo decir que esta cualidad es la que me ha llevado a tomar las mejores decisiones en mi vida, las que tomé yo mismo, desoyendo todo lo que me rodeaba.

 

En la primera decisión medianamente seria de mi vida, elegí estudiar “letras”, a pesar de que mis padres me decían que eso era para tontos, pero yo tenía muy claro que quería ser periodista, un hecho que apoyaban los test de capacidades que nos realizaban en el colegio.

 

Esta elección fue acertadísima, pues condicionaría toda mi vida, ya que fue estudiando lo que yo mismo había elegido, cuando conocí a Raquel, y ya desde entonces supe que siempre estaríamos juntos.

 

Más tarde, llegó el primer momento en que no tomé yo mismo una decisión, y a partir de aquí, mi desconcierto fue tal, que perdí por completo el control de mi vida durante unos años.

 

Me falto 0,01 en la nota que se exigía para acceder a la Facultad de periodismo ¿Qué hacer ahora si siempre había tenido claro que quería ser periodista? Aquí fue cuando una de las primeras veces que escuché un consejo que no había pedido, sobre un tema que cambiaría mi vida.

 

Mis padres seguían pensando que estudiar letras no tenía ningún futuro, por lo que se alegraron de que no pudiera estudiar periodismo, y me “anibligaron” (animaron + obligaron) a estudiar Administración y Dirección de empresas. Y yo, movido porque los padres de Raquel también la había “anibligado” a estudiar lo mismo, empecé esa carrera.

 

A partir de aquí, todo ocurrió sin que yo tuviera ni voz ni voto en lo que iba pasando en mi vida.

 

Terminé mis estudios con más penas que glorias, y comencé mi carrera en una caja de ahorros, casi sin querer, pues mis padres tíos, primos, y seguro que algún pariente más, trabajaban allí, y todo se orquestó para que yo continuará la saga. Por supuesto, Raquel, también trabajaría en la misma caja de ahorros.

 

La verdad que al principio el trabajo no me disgustaba, pero cuando fue pasando el tiempo veía que no avanzaba, no aprendía nada, en definitiva no me desarrollaba, y lo peor de todo es que cuando pensaba en toda una vida trabajando allí, se me venía el mundo encima.

 

Además poco a poco Raquel y yo nos fuimos metiendo en la que Robert Kiyosaki llama “The rat Race” (la carrera de la rata), boda, coche, hipoteca, comidas y cenas caras, súper vacaciones… todo ello con la maravillosa financiación que nos ofrecía nuestro banco a tipos inmejorables.

 

El problema llegó cuando teníamos tantos compromisos que no podíamos dejar nuestros trabajos aunque los odiáramos con toda nuestra alma, soportando todo tipo de desprecios, solo para poder pagar una vida que en realidad ni siquiera elegíamos conscientemente.

 

Todo cambió el día que ya no podíamos caer más bajo, en cuanto a control de nuestras vidas se refiere. Nuestra empresa había decidido en qué ciudad debíamos vivir, qué trabajo debíamos hacer, y además sabía cómo atarnos mediante la financiación de todo lo que quisiéramos, de modo que el círculo nunca se rompería. Nos habíamos casado porque nuestros padres nos daban el coñazo con ello, teníamos un coche bueno, y una casa impresionante.

 

¡BASTAAAA!

 

Realmente parecíamos jóvenes de éxito, pero nunca jamás habíamos sido tan infelices.

 

¿Para qué queríamos todo eso si no éramos Felices?

 

Decidimos volver a nuestros 18, y empezar de nuevo, identificando nuestras pasiones, pero ahora con la libertad de quienes son completamente independientes de consejos, que aunque bienintencionados, no del todo acertados.

 

No podíamos haber tomado una decisión mejor.

 

En mi caso, y para mi propia sorpresa, el mundo de la empresa se había convertido en una de mis pasiones, conocer los motivos por los que triunfa una empresa, su estrategia, así como las tácticas de marketing y comunicación utilizadas para alcanzar este éxito. Además, siempre había sido un amante del deporte, algo que había abandonado cuando empecé a trabajar.

 

Después de varios meses de reflexión, y muchos folios tirados a la papelera, llegue a la siguiente conclusión.

 

Mis pasiones: estrategia empresarial y emprendimiento, comunicación escrita y marketing, deporte, salud y bienestar.

Mis fortalezas: Apasionado del aprendizaje, creatividad, expresión escrita, capacidad analítica, liderazgo, y perseverancia.

Mis debilidades: Inteligencia emocional, empatía, compasión y amabilidad.

 

Una vez tenía claro esto, debía encontrar una forma de seguir mis pasiones, explotar mis fortalezas, y convertir mis debilidades en fortalezas.

 

Para seguir mis pasiones, me matriculé en un Master de estrategia empresarial y liderazgo, que me permitiría conocer las mejores prácticas en cuanto a estrategia empresarial se refiere, además de reforzar una de mis fortalezas, el liderazgo. Decidí hacerlo en una escuela de negocios del Reino Unido, lo que supuso un doble reto, al tener que hacerlo todo en inglés.

 

Además empecé a escribir en varios Blogs, y páginas web, de modo que pude expresarme por escrito como si de un periodista se tratara, algo que me seguía encantando. La creación de páginas web, me permitía además explotar otra de mis fortalezas, la creatividad. Actualmente estoy realizando un curso de InBound Marketing, con la intención de conocer mejor como está evolucionando el marketing online.

 

El camino para combatir mis debilidades, lo empecé realizando el Curso de Experto en Inteligencia Emocional de la Universidad Camilo José Cela, y mi compasión se ha multiplicado por 100 desde que tenemos a nuestro perro Buddy.

 

En cuanto a mi amabilidad, estoy intentando trabajar seriamente en ella, y no es que no sea amable, sino que me cuesta mostrarme tal y como soy en un primer momento, por lo que parezco una persona más bien borde. Para trabajar en ello, Toastmasters me está ayudando mucho.

 

Todo esto lo acompaño con deporte al menos 4 días por semana. Siempre había querido aprender a jugar al tenis, así que este año decidí recibir clases, y ahora me defiendo bastante bien. He vuelto a correr, montar en bici, y practico yoga y la meditación, dos de mis grandes descubrimientos de este 2015.

 

Mientras que estoy contándote esto, me doy cuenta de todo lo que he evolucionado en el último año y medio, y de todo el tiempo que perdí, por no ser yo mismo el que manejaba su propia vida.

 

Ahora tengo claro que eso NO VOLVERÁ A PASAR.

 

No sé en qué situación te encuentras tú a día de hoy, pero solo puedo decirte que sea como sea, recuperes el control de tu vida. No dejes que tus decisiones estén eternamente encadenadas a un trabajo que odias, o a las opiniones de estos o aquellos.

 

En mi proceso de identificación de fortalezas, descubrí un Test mediante el cual, cualquiera de nosotros podrá identificar cuáles son sus fortalezas respondiendo a una serie de preguntas. El Test son 240 preguntas, pero os aseguro que son sencillas, y no tardareis más de 20 minutos en realizarlo.

 

¿Qué son 20 minutos comparados con una vida llena de felicidad?

 

Podéis realizar el Test pinchando en el siguiente enlace de la Universidad de Pennsylvania:

 

http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/es/testcenter

 

Aquí debéis elegir el llamado “Cuestionario VIA de Fortalezas personales”. Hace falta registrarse, pero para que no os resulte tan pesado el proceso, os dejo mi usuario y contraseña, para que lo utilicéis si queréis:

 

Usuario:               Jorge3006

 

Contraseña:       123456

 

Os aseguro que no os arrepentiréis de hacerlo.

 

Para los más curiosos, sí, aquellos que se estén preguntando cuales fueron mis resultados en el test, no os preocupéis, a continuación os adjunto mis puntuaciones:

 

TEST DE FORTALEZAS JORGE J. GÓMEZ FERNÁNDEZ

 

Has conseguido 860 de 1200 puntos posibles (71.67%)

Amabilidad 54%

Amor 68.89%

Apasionado del aprendizaje 80%

Apreciación de la belleza 50.77%

Aprendizaje 100%

Auto-control 77.5%

Creatividad 82%

Curiosidad 74.29%

Espiritualidad 44.44%

Gratitud 62.5%

Humildad 72%

Integridad 85%

Inteligencia emocional 65.71%

Juicio 74.44%

Justicia 76.92%

Lealtad 84%

Liderazgo 80%

Optimismo 74%

Pasión 69.09%

Perdón/compasión 51.11%

Perseverancia 76.36%

Perspectiva 80%

Prudencia 77.14%

Sentido del humor 71.43%

Valor 80%

 

 

¿Hiciste tu propio Test? Sería genial que nos contaras a todos como te fue en el apartado de comentarios que encontrarás en la parte inferior de esta misma página.

 

Firma Jorge

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Jorge Juan Gomez Fernandez

Jorge Juan Gomez Fernandez

Como buen Aries, Jorge es enérgico y entusiasta, le encantan los retos, la sensación de libertad y las nuevas ideas. Se considera un emprendedor en continua búsqueda de la libertad financiera. Experto en estrategia empresarial y liderazgo, nadie mejor que el para ayudarte a que encuentres tus fortalezas, y las conviertas en un producto que puedas vender.