Mindfulness para principiantes ¿Hace falta ser un friki?

Mindfulness para principiantes ¿Hace falta ser un friki?

¿Alguna vez has oído hablar del Mindfulness?

 

¿Te has topado alguna vez con esta palabra?

 

Estoy segura de que sí, y no sólo eso, sino que además puede que seas uno de los que ha conseguido implantar esta filosofía en su vida diaria. Si por el contrario, eres como nosotros hace poco más de dos años, déjame que te defina este concepto brevemente. El Mindfulness tiene su origen hace unos 2.500 años en la religión budista, y es una filosofía de vida basada en la meditación, cuyo principal objetivo es el de tomar conciencia plena del momento presente.

 

El ser humano tiene una tendencia innata a juzgar rápidamente cualquier cosa, y es por ello, que estamos prácticamente seguros de que estarás pensando que eso de meditar y el budismo está muy bien, pero en tu cabeza tienes la imagen de un tipo con barba hasta los pies y vestido con un quimono blanco impoluto, no te preocupes, es normal, a nosotros nos pasó lo mismo. De hecho, creo que nos hemos reído en más de mil ocasiones de Aitor, uno de nuestros mejores amigos, porque en su día decidió hacerse profesor de Yoga.

 

Sin embargo, te estás equivocando al juzgar, tal y como lo hicimos nosotros.

 

Entiendo que puedas llegar a pensar que el Mindfulness, una filosofía de vida nacida hace más de mil años en oriente, no te vaya a enseñar nada en el Siglo XXI. Incluso puedo llegar a entender que te sientas ridículo cuando piensas en ti mismo meditando, con esa vocecilla tan famosa del aaaaoooooommmmmm. Sin embargo, así como para todo en la vida, prejuzgar no suele ser bueno, y en este caso ocurre lo mismo.

 

Nosotros, en su día, decidimos probar, y descubrimos que el Mindfulness era una buena manera de controlar nuestras emociones. Estados emocionales tan temidos cómo la ira, la rabia, o la inseguridad pueden ser vencidos con facilidad mediante el control de nuestra mente a través de las meditaciones.

 

No hace falta vestirse de blanco, ni dejarse crecer el pelo de cabeza y barba hasta los pies, créeme, no hace falta alimentarse solo de ramas de bambú, el Mindfulness no tiene nada que ver con eso, aunque todo ello lo dejamos al gusto del consumidor. Te hablamos desde nuestra propia experiencia, la de dos jóvenes que trabajan actualmente en el sector bancario e inmobiliario, y que son conscientes del estrés diario, de la presión, y de las jornadas maratonianas que condicionan hoy en día nuestras vidas.

 

Si nosotros hemos sido capaces de conseguirlo, no tengo ninguna duda de tú también podrás conseguirlo, si realmente deseas vivir de una forma más Feliz. Empieza a practicar Mindfulness

 

 

¿Cómo empecé a practicar Mindfulness?

 

Una de mis frases favoritas, de mi propia cosecha es “Todo está en la mente, y que si eres capaz de controlarla, controlarás tu vida”. Intento que estas palabras guíen todos mis actos, sobre todo en los malos momentos.

 

Siguiendo mis propias palabras, un día decidí (en un “arranque” de esos que tenemos las mujeres, cómo cuando decidimos hacer una “operación bikini”) que tenía que probar eso de las meditaciones, así podría juzgarlo, y decir que no servía para absolutamente nada, o por el contrario conseguir mantener en equilibrio mis estados emocionales.

 

Con la ilusión de quien va a realizar algo por primera vez, se lo comenté a Jorge, y a través de la página www.aomm.tv comenzamos a realizar pequeñas meditaciones reservándonos tan solo 15 minutos al día. Tengo 31 años, trabajo bastantes horas, estudio una carrera, recibo clases de inglés, realizó running y yoga; tengo una familia, amigos, pareja, y además una mascota, créeme que sé lo complicado que parece tener 15 minutos para ti, pero doy fe de que si quieres, PUEDES.

 

Los primeros días mi cabeza iba a cien mil por hora, mis pensamientos en esos 15 minutos eran fuegos artificiales, de uno a otro estallando sin parar en mi cabeza. Al principio pensé que jamás sería capaz de controlarlos. Sin embargo, mediante la constancia de realizar estas meditaciones seis días a la semana, empecé a darme cuenta de que pequeños cambios se producían en mi vida cotidiana. Parecía que efectivamente, el Mindfulness solo me aportaba cosas positivas.

 

El principal cambio que observé fue que mi capacidad concentración se incrementó considerablemente, de modo que cada vez que realizaba una actividad, la hacía de manera más eficaz, y mejor, lo cual es vital para alguien que tiene poco tiempo. Poco a poco noté como empezaba a dormir mejor, a no pensar tanto en que será de mi vida dentro de cuatro años, a controlarme en momentos de estrés, y en definitiva a vivir el presente, cada día como si fuera el último.

 

Durante todo este proceso, nadie de mi entorno ha sido consciente de estas meditaciones, aunque si han sido espectadores de mis cambios, o así me lo han hecho saber. Me ven más tranquila, más cercana y sobretodo más feliz conmigo misma.

 

Si yo he podido hacerlo, estoy segura de que tú tampoco tendrás ningún problema más allá de tus propios prejuicios. En definitiva, soy una chica de lo más normal, como lo puedas ser tú, me corto el pelo una vez cada tres meses en una Peluquería de lo más normal, compro la mayoría de mi ropa en tiendas del grupo Inditex, y he de decir que comer carne nunca ha sido uno de mis fuertes.

 

¿TE ANIMAS A MEDITAR?

 

 

Firma Raquel

 

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Raquel Caldeiro Rojas

Raquel Caldeiro Rojas

Raquel es una persona con una energía emocional envidiable, observadora como ninguna, siempre tiene las palabras perfectas para abordar cualquier problema. Su tenacidad le ha permitido superarse en múltiples ocasiones, y alcanzar sus sueños. Su pasión, ayudar a los demás, y ahora también su forma de vida.