Si tomar decisiones en la vida es tu peor pesadilla. Lee esto

Si tomar decisiones en la vida es tu peor pesadilla. Lee esto
¿Cuál es uno de los fundamentales problemas que impiden que seas Feliz?   Una práctica auto-destructiva, pensar demasiado al .   En mi caso concreto, hasta hace un par de años, era muy propensa a pensar mil y una veces una solución para cada pequeño problema que me surgía, hasta tal punto, que terminaba convirtiendo en grandes problemas, decisiones que podían tomarse en minutos.   No te digo que debas precipitarte a la hora de actuar en tu día a día, simplemente quiero hacerte ver, que si haces una montaña de arena de cada piedrecita en el camino, te convertirás en alguien que no sabe disfrutar de la vida, que sabotea su propia .   Afortunadamente, en los últimos dos años, he descubierto las claves para hacer de este problema algo insignificante, ahora sé de forma mucho más fácil.   Me gustaría compartir contigo los hábitos que me han llevado a resolver mis problemas de una forma más sencilla e inteligente, y que me han permitido vivir de una forma más Feliz y con menos miedo.    

1. Piensa a largo plazo

  Para la gente que piensa mucho sus problemas, es tremendamente fácil caer en la trampa de darle una y mil vueltas a cualquier pequeño asunto.   Te recomiendo que cuando estés en una situación así, pienses lo siguiente:   ¿Esto importará dentro de 5 años? ¿O incluso en 5 semanas?   Me he dado cuenta, que al ampliar la perspectiva de tiempo de un problema, generalmente la respuesta es, NO ES TAN IMPORTANTE, mi decisión casi nunca será clave para el resto de mi vida, de modo que invierto el menor tiempo y energía posibles en tomarla.   Esto me permite dedicar mis esfuerzos a cosas realmente importantes para mi Felicidad.    

2. Establece plazos cortos para tomar decisiones

  Si no tienes un tiempo límite para tomar tus decisiones, te ofreces la posibilidad de dar vueltas una y otra vez a las posibles soluciones, mirándolas desde todos los ángulos, y recreándote en la cantidad de inconvenientes que una mala decisión te causará.   Esto te genera una inseguridad terrible, y en definitiva surge el miedo a decidir.   Para solucionar esto, yo intento poner un plazo máximo para decidir cualquier cosa en mi vida, no importa lo grande o pequeña que sea, simplemente  tengo que decidir antes del límite marcado.   Esto, aunque parezca básico, me ha funcionado muy bien.   Para las pequeñas decisiones, como responder a un correo electrónico, o hacer ejercicio, es habitual que mi tiempo límite sea de 30 segundos.   Para decisiones un poco más grandes, antes hubiera desperdiciado días o incluso semanas, sin embargo ahora me propongo hacerlo en un máximo de 30 minutos.    

3. Conviértete en una persona que actúa

  Cuando tienes que malgastar días o incluso semanas en tomar cualquier decisión, empiezas a posponer tus acciones, demorando aún más la resolución de tus problemas.   Marcarte un tiempo límite para decidir, es muy útil para convertirte en una persona que actúa, ya que debes decidir, sí o sí, y hacerlo dentro del tiempo límite marcado.   No esperes más y toma la iniciativa a la hora de decidir algo, no pospongas el momento, ya que eso solo te genera una tremenda pérdida de tiempo.    

4. Es imposible que puedas controlar todo

  El hecho de que pienses más de 50 veces la solución para un problema, solo indica que eres una persona que quiere tenerlo todo controlado, que analiza todas y cada una de las posibilidades y eventualidades que pudieran suceder.   Hacer esto, no te garantiza que tu decisión sea la mejor.   Las decisiones son parte de tu vida, y debes convivir con ellas de una forma natural. Piensa que todo el mundo, incluso las personas que consideras más exitosas, alguna vez cometieron errores, y muchos.   Por mi propia experiencia, he descubierto que cometer errores y aprender de ellos, es una de las cosas que más pueden enseñarte en tu camino a la Felicidad, algo que te hará crecer como persona de una forma exponencial.   Así que, deja de controlar todo, es imposible, nadie puede predecir el futuro, ni siquiera tú, y por tanto nadie puede saber qué pasará en cada una de las 50 opciones en las que estás pensando.   Sé que es complicado dejar de hacer esto, yo misma era así hasta hace muy poco tiempo. Te aseguro que cuando cometas tus primeros errores, aprenderás a relativizar la importancia que tienen tus decisiones para tu Felicidad.    

5. No intentes tomar una decisión cuando no estés al 100%

  Hay momentos en los que tu mente es más vulnerable, por ejemplo cuando tienes hambre, o en esos días en los que te cuesta conciliar el sueño.   Entonces tu cabeza empieza a divagar con pensamientos negativos, o a dar vueltas a ese problema que te preocupa.   Recuerdo esos momentos como auténticos suplicios para mí, incluso había noches en las que al final solo dormía 2 horas, y todo ¿para qué? Para NADA.   Por suerte encontré la forma de combatir contra mi cabeza en esos momentos.   Si tu problema surge a la hora de dormir, te recomiendo que hagas unos ejercicios de meditación antes de acostarte, te aseguro que te quedarás como un bebé. Hemos escrito en algunos de nuestros post sobre algunas de las mejores aplicaciones que te ayudarán a hacerlo.   Si tus dificultades se producen cuando tienes hambre, es completamente normal, ya que tu cerebro requiere de mucha energía cuando la parte racional debe entrar en acción. De modo que, come tranquilamente, y después piensa en soluciones para tus problemas.   Para ser sincera me llevó un poco de tiempo cogerle el truquillo a mi cabeza, y saber cuándo son los mejores momentos para pensar en mis problemas, pero ahora estoy encantada.   De este modo, si hay un problema real, entonces mi mente está preparada para tratar con él de manera mucho mejor y más constructiva.    

6. No tengas miedo de lo improbable

  Pensar en las consecuencias nefastas que tendrá una situación para mi Felicidad, es una de las trampas más habituales en las que yo solía caer.   Hasta que un día decidí preguntarme a mí misma, “Realmente ¿Qué es lo peor que podría pasar? ¿Qué haría para solucionarlo?   Las probabilidades de que “lo peor” suceda, son casi nulas, sin embargo el hecho de tener un plan por si sucediera, te llena de tranquilidad. Eso sí, no inviertas mucho tiempo pensando el plan, que nos conocemos…    

7. Haz ejercicio

  Nunca me cansaré de recomendártelo.   Hacer ejercicio te ayuda a liberar tensiones, y en definitiva a clarificar tu mente de una forma que no consigues haciendo ninguna otra actividad.   En mi caso, hacer deporte me hace sentir más segura de mi misma, y además me proporciona mayores niveles de energia para tomar decisiones en la vida.   Si te fijas, las personas que consideras más seguras de sí mismas, suelen practicar deporte en sus vidas diarias.    

8. Disfruta del momento presente

  Es muy importante que seas capaz de disfrutar cada momento que vives, que disfrutes del presente, esto te evitará pensar en lo que pasará en el futuro, y te ahorrará lamentaciones sobre tus decisiones pasadas.   Normalmente yo utilizo dos fórmulas para disfrutar de mi presente:  
  • Concéntrate en lo que estás haciendo, y disfruta SOLO de eso. Por ejemplo, si estás corriendo, solo corre, concéntrate en ello y disfrútalo, no pienses en otra cosa mientras lo haces. De esta forma, consigues ser más consciente de lo que haces en cada momento y como te estás sintiendo.
 
  • Aprende a decir STOP. Muy a menudo me veo obligada a decir STOP a mi mente, lo que me sirve para concentrarme en lo que estoy haciendo en un momento determinado. Si estoy dando un paseo con mi perro, y mi mente se va a mis problemas en el trabajo…STOP ahora estoy disfrutando de este paseo, e intento hacerlo tan intensamente como pueda, sentirlo, escucharlo todo, olerlo, verlo…
   

9. Pasa más tiempo con personas que no piensan demasiado las cosas

  El entorno en el que te mueves, juega un papel muy importante en tu forma de tomar decisiones en la vida, así como la educación que recibiste de tus padres.   Todo lo que haces a lo largo de un día, lo que lees, tus hobbies, o las personas con las que compartes tu tiempo, tienen una especial relevancia en tu estado de ánimo.   Párate por un segundo, y piensa qué cosas, de todas las que haces, te transmiten un pensamiento negativo, y cuales, por el contrario, contagian tu vida de positividad.   Debes encontrar la forma de pasar la mayoría de tu tiempo, haciendo aquello que contagie tu vida de sentimientos positivos, y mantenerte lo más lejos posible del polo opuesto. Acércate a personas positivas, y práctica tus hobbies siempre que puedas.   En poco tiempo observarás que este hábito te beneficiará mucho a la hora de tomar tus decisiones sin pensar demasiado.  

Espero que puedas aplicar estos sencillos consejos a tu vida, no digo que todos ellos sean infalibles, pero es la forma en la que yo misma he conseguido ser más Feliz, sin darle mil vueltas a cada decisión que tenga que tomar.

Si te ha gustado este post, sería genial que nos dejaras tus comentarios un poquito más abajo, ya que así nos estarás ayudando mucho a que nuestro contenido llegue cada día a más gente.

Muchas gracias.

  Firma Raquel        

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Raquel Caldeiro Rojas

Raquel Caldeiro Rojas

Raquel es una persona con una energía emocional envidiable, observadora como ninguna, siempre tiene las palabras perfectas para abordar cualquier problema. Su tenacidad le ha permitido superarse en múltiples ocasiones, y alcanzar sus sueños. Su pasión, ayudar a los demás, y ahora también su forma de vida.